4.1. Patada de mariposa

La patada de mariposa se realiza igual que la patada de crol, salvo que se da con las dos piernas a la vez. Esta patada, al darse desde la cadera de forma simultánea, genera una ondulación. En este sentido hay que procurar que la ondulación se produzca desde la cadera hasta los pies; es decir, que el tronco no se vea afectado y se mantenga firme, paralelo a la dirección de nado. Hay que tener cuidado con no doblar en exceso las rodillas, pues es muy frecuente exagerar el gesto de flexión con la intención de tomar una especie de impulso para patear.

Si practicamos la patada de mariposa de forma analítica (con una tabla, por ejemplo), dicha patada deberá hacerse de forma rápida y potente; es decir, deben tratar de darse el mayor número de patadas que se puedan durante el ejercicio. De este modo lograremos suplir la falta de cadencia, cosa que no sucede, por ejemplo, al dar las patadas alternativas de crol y espalda. Sin embargo, cuando se nada a mariposa completa, tan sólo se realizan dos patadas por cada ciclo de brazo, siguiendo la secuencia de nado de este estilo (podría parecer que incluso sólo se da una). En este sentido, las patadas deben darse en un momento preciso y ejecutarse de forma potente y efectiva para no entorpecer el nado:
  • La patada que salpica es la que saca la cabeza (cuando las manos llegan a los muslos).
  • La segunda patada no salpica; se da justo cuando entran al agua delante de la cabeza, tras el recobro aéreo.
Lo fundamental de este tipo de batido de pies es la flexibilidad de tobillo, al igual que ocurre con la patada de crol o los pies de espalda; los tobillos deben quedar estirados y relajados para acumular energía elástica mediante hiperextensión. La músculos principales implicados en este movimiento de piernas son los cuádriceps.


El uso de aletas cobra una especial importancia a la hora de practicar este estilo ya que, no en vano a la patada de mariposa se le llama también batido de delfín. El hecho de usar dicho material nos proporcionará sin duda mejores sensaciones transferibles al nado completo posterior, a la par que ganamos flexibilidad de tobillos (fundamental para dar una patada más eficaz). Sin embargo, no es conveniente abusar de éste material y usarlo de forma específica en una parte en concreto del entrenamiento.



El practicar pies de espalda y patada de crol, o bien hacer el batido de delfín de forma lateral, también nos ayudará a mejorar nuestras piernas de mariposa; ya que son patadas que se realizan de forma similar (aunque con diferente frecuencia, intensidad, posición…) y hay una transferencia positiva entre ellas. Por otro lado, al hacer la patada de mariposa en Posición de Mínima Resistencia de forma dorsal (boca arriba), trabajamos la musculatura abdominal (es casi de la única manera que trabajamos esta musculatura mientras nadamos).



Comentarios