Virajes

¿QUÉ ES UN VIRAJE?

Hacer un viraje en natación consiste básicamente en tocar la pared para dar la vuelta y seguir nadando. Esto no implica necesariamente que haya que dar una voltereta como, por ejemplo, ocurre en la vuelta americana. Realizar bien un viraje implica ganar tiempo y ahorrar energía, ya que tienes la oportunidad de impulsarte de nuevo desde la pared. Esto hecho cobra especial importancia en pruebas realizadas en piscina corta, donde el número de virajes a realizar es mayor.


El tipo de viraje a realizar dependerá del estilo que se esté nadando y del estilo que se nade a continuación. Por tanto, haremos un viraje u otro dependiendo del tipo de prueba que estemos nadando.


VIRAJE EN LAS PRUEBAS INDIVIDUALES

En una prueba de crol se suele dar la vuelta de campana o americana (voltereta); aunque también se puede tocar con la mano y luego seguir nadando tras impulsarse con las piernas. Esta última manera de hacer el viraje es, sin duda, más lenta; pero quizá más segura o cómoda para personas mayores o nadadores/as inexpertos/as. Por tanto, podemos tocar la pared tanto con las manos como con las piernas (u otra parte del cuerpo).


En espalda se hace igual que en crol, pero hay que tener en cuenta que, al ser un estilo que se nada boca arriba, sólo se nos permite dar una brazada boca abajo (justo la previa al viraje). Tampoco está permitido quedarse dando patadas de forma ventral. Si infringiésemos alguna de estas normas seríamos descalificados/as.


En braza y mariposa hay que tocar obligatoriamente con las dos manos de forma simultánea y en el mismo plano (a la misma altura). Después nos giraremos y seguiremos nadando tras impulsarnos con los pies. Se realiza del mismo modo que en el viraje universal que os muestro en el vídeo anterior.


VIRAJE EN LAS PRUEBAS DE ESTILOS

Las pruebas de estilos individual son el 200 y el 400 estilos. Este tipo de competición se nada respetando siempre el mismo orden de los estilos:

  1. Mariposa.
  2. Espalda.
  3. Braza.
  4. Crol.

De mariposa a espalda hay que tocar con las dos manos primero obligatoriamente (de forma simultánea y en el mismo plano).

De espalda a braza se pide que, al menos, se toque la pared con una mano. A partir de ahí se puede dar una voltereta hacia atrás o girarse como haríamos en un viraje de braza o mariposa.


De braza a crol, igual que ocurre con la mariposa, hay que tocar con dos manos simultáneamente para poder realizar el viraje según indica el reglamento.


VIRAJE EN LAS PRUEBAS DE RELEVOS

En las pruebas de relevos (4x50, 4x100 y 4x200 libres y 4x50 y 4x100 estilos) se hará el viraje correspondiente al estilo que se esté nadando (según se indica en el primer punto). En braza y mariposa, la llegada a la pared se hará con dos manos simultáneamente y a la misma altura. En espalda y crol se puede llegar con cualquier parte del cuerpo, pero siempre se trata de llegar con la mano, que es la manera más rápida de tocar la pared.

En las competiciones de relevos el orden de los estilos cambia, quedando de forma lógica la espalda en primer lugar, ya que se sale desde el agua y, si se nadara dicho estilo en cualquier otro orden, interrumpiría el nado irremediablemente. El orden de los estilos en una prueba de relevos es el siguiente:

  1. Espalda.
  2. Braza.
  3. Mariposa.
  4. Crol.


Comentarios