Técnica

AUTOMATIZACIÓN DE LOS GESTOS

Si hay algo que caracteriza a la natación es la gran cantidad de gestos técnicos que son necesarios dominar para poder conseguir un nado efectivo. A continuación, veremos un ejemplo para ayudar a comprender mejor la complejidad del nado y poder entender hasta qué punto es importante la técnica en natación:

Con la natación ocurre algo parecido al proceso de aprender a conducir. Cuando te sientas al volante por primera vez te das cuenta de que hay que tener en cuenta muchísimas cosas al mismo tiempo: acelerador, freno, volante, palanca de cambios con varias marchas, embrague... Se hace imposible controlarlo todo al principio. Para poder dominar la conducción, es necesario practicar y practicar para automatizar los gestos. Una vez se aprende a conducir bien, te puedes permitir incluso el lujo de hacer otras cosas mientras conduces, como atender a una conversación, cantar, etc. Ya que todo se hace de forma automatizada y el cerebelo controla los procesos automáticos mientras que el cerebro atiende a otros estímulos.


Cuando entras al agua por primera vez te sientes extraño y atemorizado, sabes que tienes que flotar, desplazarte moviendo los brazos de una manera y las piernas de otra, tomar aire fuera del agua por la boca, soltarlo dentro por la nariz... Son muchas cosas a tener en cuenta y, en muchas ocasiones, el nerviosismo por miedo a ahogarse es mayor que cuando estás en el coche aprendiendo a conducir, normalmente acompañado con alguien te va indicando poco a poco. Al menos en el coche estás sobre tierra firme.


Según el simil que acabamos de presentar, a base de práctica y repetición, del mismo modo que aprendes a conducir deberías poder aprender a nadar; pero la realidad es distinta. Una cosa es flotar, desplazarse y "sobrevivir" en el agua y otra bien distinta es adquirir la maestría necesaria para nadar con efectividad. Tendríamos que elevar el ejemplo de la conducción a otro nivel, quizá equivalente al de un conductor de rallies o fórmula 1.


En lo que a natación se refiere, hay que afinar mucho más los aspectos básicos o esenciales e ir más allá. Por ejemplo, en el estilo de crol, cuando se nada hay que tener en cuenta la tracción de los brazos con sus fases de agarre, tirón y empuje; al tiempo que el otro brazo recobra manteniendo el codo alto y la mano cerca de la superficie del agua; los hombros hacen un rolido que se proyecta hasta la cadera, que también rota al tiempo que las piernas baten según una determinada cadencia. Al nadar de forma completa en cualquiera de los cuatro estilos, hay que prestar atención demasiadas cosas al mismo tiempo. El gesto global de cada estilo es tan complejo que se hace necesario trabajar cada parte de forma analítica; o bien, trabajar de forma más global, pero focalizando la atención en determinados aspectos. El dominio y la maestría de la natación se consigue, entre otras cosas, gracias a los ejercicios de técnica de natación.


La gente que empieza a nadar por su cuenta sin supervisión; o bien, aquellos que nadan de forma continua sin trabajar aspectos técnicos durante su aprendizaje, corren el riesgo de "viciar" gestos y movimientos que quedan grabados en el cerebelo y después son muy difíciles de corregir. Lo ideal es empezar desde cero, siguiendo un entrenamiento metódico e individualizado, adaptado a las características de cada uno. Si no es tu caso, mi recomendación es "machacar" los ejercicios de técnica una y otra vez hasta lograr una nueva impronta en nuestro cerebelo y poder nadar de forma más automatizada, prestando atención a otros aspectos psicológicos, motivacionales o incluso estratégicos.


EJERCICIOS DE TÉCNICA DE CROL

El crol es probablemente el estilo más común, el que nada más gente y el que más nada la gente. Sólo con pararte a observar la técnica de crol de los distintos nadadores de cualquier piscina te das cuenta de lo diferente que nada cada uno, aún siendo el mismo estilo. Los distintos estudios biomecánicos establecen un patrón óptimo de nado, que es el que deberíamos tratar de alcanzar e igualar lo máximo posible; pero cada persona tiene sus propias particularidades y no siempre este ideal de nado estandarizado funciona igual para todo el mundo. En un estilo tan complejo como el crol, se hace imprescindible "partir" los gestos para trabajar los mismos de forma analítica e incluso aislada. En el apartado correspondiente, profundizaremos con más detalle sobre los ejercicios de técnica de crol más comunes.


EJERCICIOS DE TÉCNICA DE ESPALDA

A pesar de que la espalda tiene una gran similitud con el crol, en tanto que ambos estilos son asimétricos, cada uno tiene sus propias peculiaridades y, evidentemente, no todos los ejercicios de técnica de espalda son iguales que los de crol. De hecho, hay ciertos ejercicios exclusivos de este estilo supino, por lo que os invito a visitar la sección sobre ejercicios de técnica de espalda para más información. 


EJERCICIOS DE TÉCNICA DE BRAZA

Muchas personas opinan que la mariposa es el estilo más difícil de realizar, pero la realidad es que, probablemente, el estilo más complejo de nadar a nivel técnico sea la braza. Su patada es totalmente diferente a la del resto de estilos, por ejemplo; y la secuencia de nado resulta acíclica y precisa de una coordinación muy fina para que el nado resulte fluido. Los ejercicios de técnica de braza tienen mucho que ver con la simetría y la secuenciación armónica de brazada y patada. Más información en la sección pertinente. 


EJERCICIOS DE TÉCNICA DE MARIPOSA

Podríamos afirmar que en el caso de la mariposa, más vale maña que fuerza. Y es que mucha gente no es capaz de nadar este estilo porque se empeñan en hacerlo todo "a lo bestia" y claro... Las exigencias energéticas de la mariposa son aparentemente mayores que las de los demás estilos, pero es más una cuestión de técnica que de capacidad física. Echad un vistazo a la sección de ejercicios de técnica de mariposa para conocer todos los recursos posibles que nos ayudarán a dominar este vigoroso estilo simétrico.

Comentarios