Salidas

EL POYETE DE SALIDA

Puede parecer una tontería, pero la evolución del diseño de los poyetes de la natación ha condicionado considerablemente las marcas de los nadadores a lo largo de la historia.


Por eso quisiera que, antes de nada, echéis un vistazo al siguiente vídeo que muestra y explica la importancia de los poyetes de salida, piezas fundamentales de la natación de hoy en día:


LA ENTRADA EN "AGUJERO"

Entrar en "agujero" significa que por el mismo sitio por donde entran las manos deben entrar las piernas. Además debemos tratar de entrar al agua de la manera más limpia posible, es decir, sin apenas salpicar.


Antes de empezar, os dejo un vídeo a modo de introducción para establecer algunos aspectos básicos de las salidas y que os podáis hacer una mejor idea de cómo se realizan las mismas, en líneas generales. El vídeo también explica diferentes maneras de salir desde el poyete, incluyendo la salida americana y la salida de espalda con el increíble Pepe Espada:


En todos los estilos, menos en espalda, el ángulo de salida al impulsarse desde el poyete es de cero grados (0º) y la entrada al agua en todos los estilos debe hacerse en "agujero". Dicha técnica constituye la manera más rápida y efectiva de romper la superficie del agua ejerciendo la menor resistencia posible, ya que se realiza en Posición de Mínima Resistencia. Además, si realizamos esta entrada de cabeza de manera correcta, evitaremos que se nos caigan las gafas al entrar al agua y nos aseguraremos una posición más hidrodinámica a la hora de realizar el nado subacuático. Veamos cómo se realiza:


¡Por fin los dedos de los pies nos sirven para algo específico! Los dedos de los pies son fundamentales para agarrarse a la parte anterior del poyete y evitar resbalar en el momento de la salida. Sobre todo, este hecho cobra especial importancia en personas mayores (que nadan en competiciones Masters, por ejemplo).


LAS SALIDAS EN COMPETICIÓN

En natación se va más rápido por debajo del agua que por la superficie. Se han dado casos de victorias de nadadores/as que se pasaban hasta 50 metros sumergidos dentro del agua realizando tan sólo la patada de mariposa. Pero claro esto implica que deja de nadarse al estilo correspondiente y sólo se bucea. Este hecho obligó al establecimiento de una norma consistente en permitir tan sólo hasta 15 metros de nado subacuático tras la salida y los virajes en todos los estilos (salvo braza).


En la salida de braza no hay límite de metros, pero tan sólo se permite dar una patada de mariposa, una brazada de mariposa (con recobro acuático por delante del cuerpo) y una patada de braza; a partir de ahí hay que empezar a nadar por la superficie. En todos los estilos, salvo en la braza, el nado subacuático se suele realizar haciendo patadas de delfín en Posición de Mínima Resistencia. La salida de crol y la salida de espalda puede hacerse simplemente con la patada correspondiente al estilo que se vaya a nadar, aunque es más efectivo realizar la patada de mariposa (que, evidentemente, es la que se da durante la salida de mariposa).


Tras haber sido llamados desde la cámara de salida, los nadadores se colocan detrás del poyete correspondiente a la calle que le hayan asignado. Normalmente hay una silla y una cubeta donde los nadadores pueden dejar sus cosas (chándal, auriculares, reloj, etc).


A continuación, un árbitro indica que los nadadores deben subir al poyete de la siguiente manera:
  • Un pitido largo realizado con un silbato (o 3 pitidos cortos seguidos de uno largo). En ese momento los nadadores tienen que subirse al poyete, donde esperarán la siguiente señal. Como la salida de espalda se realiza desde el agua, el arbitro además suele dar un pitido extra para indicar que se agarren al poyete.
  • La señal de "preparados" implica colocarse en la parte delantera de la plataforma de salida (la que está más cerca del agua). Es importante agarrarse al borde delantero con los dedos de los pies para no resbalar en el momento de salir.
  • Una señal acústica corta realizada con un silbato u otro aparato electrónico. Ese momento indica que el nadador puede salir. Si saliera antes de dicha señal o hiciera movimientos previos tratando de ganar inercia o dejándose caer hacia delante, el nadador/a sería descalificado/a. Hay que tener en cuenta que en natación no existe señal de "listos" después de la de "preparados".

SALIDA EN LAS PRUEBAS DE RELEVOS

En las salidas de relevos, el nadador/a siguiente no podrá salir hasta que su compañero/a toque la pared. En este caso sí que se pueden hacer movimientos compensatorios sobre el poyete para tratar de conseguir una mayor inercia; cosa que no puede hacer el nadador/a que nada en primer lugar.


CÓMO TIRARSE DE CABEZA

Antes de lanzarse a la piscina, lo principal es asegurarse de que haya agua en la misma. Una vez comprobada esta obviedad, debemos cerciorarnos de que haya suficiente profundidad para poder lanzarnos de cabeza con seguridad, ya sea en la piscina, en el mar, río, etc.


Igualmente, debemos ser prudentes en lo que a la altura desde la que nos vamos a lanzar se refiere. El agua es “blanda” si entramos desde poca altura y ocupando poca superficie (de cabeza o de pie); sin embargo, si aumentamos la altura, el agua se puede “endurecer” como el hormigón hasta el punto de que a una altura de unos 30-40 metros puede resultar fatal. Evidentemente, si estamos aprendiendo y nos somos expertos en saltos de natación, la altura ideal será la del bordillo de la piscina o, como mucho, la del poyete de natación.


Mucho ojo cuando ya creemos que dominamos el salto de cabeza y queremos probar con alturas mayores. A tan sólo 2-3 metros de altura se te puede llegar a luxar el hombro si no entras correctamente en el agua. Puede parecer una tontería pero, si no tenemos cuidado (sobre todo cuando estamos aprendiendo), las consecuencias pueden resultar dramáticas debido a la posibilidad de sufrir lesiones de columna y traumatismos que, en algunos casos, pueden ser irreversibles.

Aquí tenéis el tutorial para aprender a tirarse de cabeza:


Comentarios