Llegadas

IMPORTANCIA DE LAS LLEGADAS EN NATACIÓN

Puede parecer que no tienen importancia, pero las llegadas constituyen un aspecto fundamental en natación. Fijaos en esta imagen subacuática en la que se ve nadando a Michael Phelps (izquierda) contra Milorad Čavić (derecha) en la final de los 100 metros mariposa de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. ¿Quién diríais que llegó primero?


Pues sí, ganó Phelps (50.58") a Čavić (50.59") ¡por una centésima! Pero ¿está tan claro como parece? Mirad el vídeo de la competición y juzgad vosotros mismos:


Las llegadas no sólo pueden decidir el resultado de una competición, sino que pueden constituir un elemento de seguridad dentro de la piscina al entrenar; ya que si no se llega adecuadamente puedes llegar incluso a lesionarte: pensad en una mala llegada a espalda o un viraje mal calculado, por ejemplo.


NORMATIVA DE LAS LLEGADAS

Según indica el reglamento, en una competición oficial no puede llegarse de cualquier forma:
  • En los estilos asimétricos (crol y espalda) se entiende que se va a llegar con una mano (o alguna vez con la cabeza si no se calcula la llegada); pero en realidad puede llegarse a la pared con cualquier parte del cuerpo (incluso con los pies, como ocurre en los virajes).

  • Sin embargo, en los estilos simétricos (braza y mariposa), hay que llegar a la pared con ambas manos, de forma simultánea y de manera que ambas queden a la misma altura (tanto al finalizar la prueba como en los virajes).


LLEGADA EN LAS PRUEBAS DE RELEVOS

En las llegadas de relevos, el nadador/a deberá llegar a la pared con una o dos manos, según el estilo que se esté nadando. En los estilos asimétricos (crol y espalda) se llegará normalmente con una mano (aunque es válido tocar la pared con cualquier parte del cuerpo). Sin embargo, en los estilos simétricos (braza y mariposa), hay que tocar la pared con las dos manos obligatoriamente; y ambas situadas a la misma altura.
  • En los relevos de 4x50, 4x100 o 4x200 libres el nadador podrá llegar a la pared con cualquier parte del cuerpo (normalmente con la mano).
  • Por contra, en los relevos de 4x50 o 4x100 estilos, los nadadores deberán de llegar a la pared de la siguiente manera:
    • El 1er nadador (espaldista), podrá llegar con cualquier parte del cuerpo.
    • El 2º nadador (bracista), debe llegar con las dos manos simultáneamente y a la misma altura.
    • El 3er nadador (mariposista), llegará también con dos manos, igual que en braza.
    • El 4º nadador (crolista), finalizará la prueba tocando con una mano (u otra parte del cuerpo).
Aprovecharemos para ver el vídeo de las salidas, donde también se pueden ver las llegadas simultáneamente:


CRONOMETRAJE MANUAL

Normalmente, en cada competición hay un árbitro equipado con un cronómetro que se encarga de medir el tiempo de forma manual. Dicho cronometrador se encuentra situado en la zona de llegada que, en muchos casos, también coincide con la zona de salida; ya que el nadador puede hacer ida y vuelta una o varias veces.


Además, existen árbitros encargados de supervisar el nado y comprobar tanto las posibles salidas nulas, como corroborar el orden de llegada y que ésta se realice de forma correcta.

A continuación, veamos un ejemplo de lo que podría suceder en una competición con cronometraje manual:
En una competición, la llegada final se disputa claramente entre dos nadadores que van muy igualados. Sin embargo, al final el nadador A llega claramente 1 metro antes que el nadador B. Sin embargo, a la hora de publicar los tiempos, resulta que el nadador B, que llegó en segunda posición, aparece en primera posición y con mejor tiempo que el nadador A. ¿Cómo se explica esto?  
Muy sencillo, un simple error humano a la hora de iniciar y/o parar el cronómetro. Un fallo cometido por uno de los cronometradores que medía el tiempo de uno de estos nadadores.
Por eso, a la hora de entregar los tiempos a la mesa arbitral, en las fichas que se entregan debería poder figurar el orden de llegada; y, dicho orden, debería estar supervisado por los árbitros correspondientes. Aún así, la polémica está servida y no es extraño encontrar reclamaciones tras publicarse los tiempos. Dichas demandas no siempre llegan a buen puerto, con lo que, según esto, podríamos afirmar que los cronometrajes manuales no son del todo precisos.


CRONOMETRAJE AUTOMÁTICO

Para evitar este tipo de problemas, en las competiciones oficiales, se instalan unos paneles táctiles que detectan la llegada exacta del nadador a la pared. Dichas placas automáticas detectan incluso si se toca una o varias veces el panel, con lo que ayudan a detectar si, por ejemplo, se llega con dos manos simultáneamente en pruebas de braza o mariposa.


El sistema automático es activado por el cronometrador con una perilla segundos antes de que llegue el nadador; así, se evitan posibles falsos contactos (por ejemplo, si otro nadador abandonara la prueba y tocara la placa correspondiente a otro nadador mientras trata de salir de la piscina). Además, el sistema automático no es totalmente independiente, es decir, cada árbitro también coteja el tiempo final automático con el manual de su cronómetro con lo que este sistema de toma de tiempos es el más preciso.


Comentarios