Hidrodinámica

LA RESISTENCIA HIDRODINÁMICA

Cuando nadamos, el agua ejerce sobre nosotros una resistencia que nos impide avanzar. La fuerza que se opone al avance del cuerpo a través del agua se llama resistencia hidrodinámica.

Veamos a continuación algunos ejemplos de resistencias similares para ayudarnos a entender mejor en qué consiste la hidrodinámica. En este caso utilizaremos ejemplos relacionados con otro deporte: el ciclismo.
  • Ejemplo 1: Imaginemos dos bicicletas del mismo tamaño y peso situadas al comienzo de una recta sin pendientes. Una de esas bicicletas tiene cubiertas de "montaña" y otra cubiertas de "carretera". Un mismo ciclista se sube y da un pequeño impulso con una pedalada (el mismo impulso en cada bicicleta) y se queda quieto, dejándose llevar.
    • Pregunta: ¿Con qué bicicleta llegará más lejos? ¿Por qué?
    • Respuesta: Llegará más lejos con la bicicleta que tiene las cubiertas más lisas (de "carretera") debido a que dichas gomas están sometidas a una menor resistencia de rozamiento (fuerza que se opone al deslizamiento de un cuerpo por una superficie).


Del mismo modo ocurriría si cambia el terreno, es decir: aunque las bicicletas fuera exactamente iguales (con el mismo tipo de cubiertas) no se desplazarían igual por una carretera lisa que por el fango, siendo mucho mayor la resistencia de rozamiento por esta última superficie y, en consecuencia, tendiendo a frenar mucho más la bicicleta que si se fuera por el piche.
  • Ejemplo 2: Dos ciclistas encaran una bajada con una fuerte pendiente. Uno de ellos se inclina contra el manillar de modo que su espalda queda casi horizontal. El otro, levanta el cuerpo hasta dejarlo casi vertical y se mantiene en la bicicleta agarrando el manillar con la punta de los dedos. 
    • Pregunta: ¿Qué ciclista descenderá más rápido? ¿Por qué? 
    • Respuesta: El ciclista que desciende agachado irá más rápido porque tendrá menor resistencia aerodinámica, es decir, habrá menos fuerza que se opone al avance a través del aire.

Al desplazarnos, ya no sólo debemos tener en cuenta la fuerza de la gravedad (o la de empuje hidrostático en el caso de la natación), sino que hay que considerar las distintas resistencias que se oponen a nuestro avance según el medio:
  • Fuerza de rozamiento (sólidos)
  • Aerodinámica (gases).
  • Hidrodinámica (fluidos).
Dentro de la hidrodinámica podemos encontrar tres tipos diferentes de resistencia al avance: la resistencia de oleaje, la de forma y la de fricción. A continuación veremos en qué consiste cada uno.


RESISTENCIA DE OLEAJE

La resistencia de oleaje es la resistencia que encontramos a nivel de la superficie, debido a las pequeñas olas que se forman mientras nadamos o bien tras la salida o después del viraje. En el mar, por lo general, suele haber una mayor resistencia de oleaje que en la piscina, sobretodo si nadamos cerca de la orilla.


Además, existen otros factores que condicionan nuestro nado y a los que aparentemente no prestamos atención. Existen diversas ciencias que complementan el estudio de la mejora de las condiciones de eficiencia de los materiales deportivos (biomecánica del equipamiento deportivo, ergonomía aplicada al deporte, etc.). Esta mejora del equipamiento se traduce en la mejora del rendimiento del deportista. Veamos un ejemplo de cómo las corcheras han evolucionado hasta convertirse en auténticas "traga-olas":


Si os habéis fijado, las piscinas de ahora tienen el rebosadero al mismo nivel que la superficie. Antiguamente había un desnivel que mucha gente usaba, por ejemplo, para tirarse de cabeza o dar saltos mortales. ¿Influirá este hecho a nivel de la resistencia de oleaje, o es tan sólo una función estética?:


RESISTENCIA DE FORMA


La resistencia de forma es la resistencia que genera nuestro cuerpo, ya sea por tener una determinada constitución (las personas más gruesas ejercerán una resistencia de forma mayor que las personas más delgadas); o bien por enfrentarse al agua con una posición del cuerpo más o menos inclinada con respecto al ángulo de avance (no es lo mismo nadar por la superficie lo más horizontal posible, que con las piernas o el cuerpo hundido, por ejemplo).


RESISTENCIA DE FRICCIÓN

La resistencia de fricción viene generada por factores como el vello corporal (las personas más peludas ejercen una resistencia de fricción mayor que las que van depiladas); o el bañador que se use para nadar (no es lo mismo nadar con un bañador de slip o un fastskin que meterse en el agua con bermudas o incluso ropa, por ejemplo). Si alguna vez habéis caído al agua vestidos, habréis comprobado lo complicado que resulta flotar y/o desplazarse. Si no es el caso, os invito a hacer la prueba.


En natación, por normal general, se trata de avanzar tratando de ofrecer la menor resistencia al avance posible; pero, no siempre el ejercer una mayor resistencia al nadar debe contemplarse como algo negativo. De hecho, podemos usar estas características hidrodinámicas a nuestro favor incrementándolas conscientemente para aumentar la carga de entrenamiento. Veamos, por ejemplo, lo que ocurre con el bañador de carga:


Aquí os dejo otro vídeo para que veáis precisamente lo contrario, es decir, bañadores con los que minimizar al máximo la resistencia al avance (fastskin):


POSICIÓN DE MÍNIMA RESISTENCIA (PMR)

Para minimizar al máximo la resistencia hidrodinámica, el nadador/a tiene que tender siempre a la denominada Posición de Mínima Resistencia (PMR). Dicha posición se adopta situando ambos brazos estirados por detras de la cabeza de modo que la palma de una mano queda sobre el dorso de la otra. El resto del cuerpo queda completamente estirado.


Se debe adoptar la Posición de Mínima Resistencia al realizar cualquier salida de natación, así como al deslizarse bajo el agua tras realizar cualquier viraje. Además, en cierto modo, todos los estilos tienen que tender a adoptar la PMR durante el nado:
  • En la secuencia de nado en braza, por ejemplo, hay implícita una fase de "punto muerto" en la que debemos tratar de deslizar ofreciendo la mínima resistencia al avance.
  • En la secuencia de mariposa no es tan exagerado porque siempre tenemos que intentar no perder la frecuencia de brazada; pero sí que es verdad que, en pruebas más largas como el 200 mariposa, se suele tender más a realizar dicho deslizamiento.
  • A pesar de que el crol y la espalda son estilos asimétricos y en los que la tracción de brazos es constante, también suele tenderse a adoptar la PMR, sobre todo en pruebas de larga distancia y/o travesías en el mar. Dicha posición se adapta, evidentemente, de forma unilateral.
En el siguiente vídeo podréis ver cómo se hace la Posición de Mínima Resistencia, así como un resumen de las principales características de los distintos tipos de resistencia hidrodinámica:


Comentarios