4.2. Brazada de mariposa

La brazada de mariposa es, sin duda, la más exigente de la natación. A simple viste puede parecer que es una especie de brazada de crol simultánea, pero no es tan sencillo como eso. Por lo pronto, en mariposa no hay rolido de hombros (en braza tampoco); cosa que sí ocurre en crol y en espalda. En teoría, no debería haber fase de "punto muerto", es decir, no debería haber deslizamiento sino una tracción constante de brazos que mantenga una buena cadencia de brazada. En la práctica, el deslizar más o menos dependerá de la distancia a nadar, el economizar energía, etc.


Se pueden distinguir dos partes a la hora de realizar la brazada de mariposa: una que se produce por dentro del agua y otra por fuera. Dentro de estas partes se distinguen varias fases que vemos a continuación:
  1. La TRACCIÓN (acuática), se realiza manteniendo las palmas de las manos principalmente hacia atrás, aunque van variando a lo largo de las diferentes fases de la tracción de la siguiente manera:
    • Agarre. Las manos van hacia abajo y atrás. Es muy parecida a la primera fase de la brazada de braza. Es fundamental llevar el codo alto. Justo antes de iniciar esta fase es cuando se produce la segunda patada de mariposa, que coincide con la entrada de los brazos al agua.
    • Tirón. Las manos van únicamente hacia atrás. Es la fase intermedia que sirve de transición entre el agarre y el empuje. Hay que procurar llevar los brazos simétricos en todo momento, traccionando de forma simultánea y con la misma intensidad en ambos brazos para evitar desequilibrios. Las manos no llegan a tocarse nunca durante esta fase, pero se acercan mucho entre sí por debajo del cuerpo.
    • Empuje. Es la fase más propulsiva, la que coincide con la patada de mariposa que salpica y con la que se aprovecha para sacar la cabeza para respirar (si se saca). En esta fase las palmas de las manos miran básicamente hacia atrás, aunque al final de la brazada se orientan hacia arriba antes de sacarse para iniciar el recobro aéreo.
  2. El RECOBRO (aéreo), se realiza con los brazos estirados, sacándose éstos de forma lateral; de modo que las puntas de los dedos, recobran mirando hacia las corcheras y con los pulgares enfrentados entre sí o mirando ligeramente hacia el agua (palmas abiertas hacia fuera). De este modo, se puede decir que, al igual que en el nado de espalda, los brazos van doblados por dentro y estirados por fuera. Al final del recobro se da la segunda patada de mariposa, completando la secuencia de nado de este estilo.

Por otro lado, quisiera apuntar que, al ser un estilo tan exigente, no se recomienda el uso de material como las palas a no ser que se esté muy entrenado. En cualquier caso, los ejercicios de fuerza para trabajar la brazada de mariposa pueden realizarse a crol de forma eficaz.

Comentarios