2.3. Secuencia de espalda

La espalda es un estilo difícil de coordinar, entre otras cosas porque las referencias visuales son mucho más escasas que en otros estilos. En crol, braza y mariposa, al menos puedes observar parte de la acción de los brazos; tanto al terminar el recobro como al empezar a traccionar. Además, en los citados estilos puedes contar con la línea del fondo y otras referencias exteriores al sacar la cabeza para respirar, lo cual hace que el nado pueda dirigirse más fácilmente en línea recta y sin desviarse. Esto es mucho más difícil de conseguir en espalda, donde prima mucho más el sentido de propiocepción a la hora de orientarse.

La coordinación de brazos y piernas en espalda es similar a la secuencia de nado en crol, ya que ambos son estilos asimétricos. Sin embargo, existen algunas salvedades que se detallan a continuación:
  • NO se puede hacer un nado de 2 TIEMPOS. El hecho de dar las patadas de espalda con el empeine hacia arriba para propulsar, hace que las piernas tengan tendencia a hundirse, con lo que la frecuencia de batida debe ser mayor para equilibrar el nado.
  • Como mínimo habría que llevar una secuencia de 4 TIEMPOS. Al dar cuatro patadas por cada ciclo de brazos, el nado se estabiliza y nos permite nadar de forma más coordinada, aunque no podemos esperar el nadar a grandes velocidades. Es un nado que usaríamos para nadar suave.
  • Si queremos nadar en una competición o llevar un ritmo en condiciones durante un entrenamiento, deberemos de usar la secuencia de nado de 6 TIEMPOS. En esta secuencia daremos hasta seis patadas por cada ciclo de brazos, lo cual no resulta extraño si tenemos en cuenta que la cadencia de brazada en espalda es menor que la frecuencia de brazos de crol.


Comentarios